Buscar en este blog (recuerda los acentos, cuando los lleve):

jueves, 4 de agosto de 2022

Héctor Infanzón - De manera personal

Artista: Héctor Infanzón
Álbum: De manera personal
Año: 1993
Género: Jazz
País: México
Fuente de análisis: CD original (1993), Alebrije [ALCD002] 

Lista de canciones:

 1. Here's that rainy day
 2. Solar
 3. Well you needn't
 4. Hagdacefa
 5. Ricón brujo
 6. Ojitos cristalinos
 7. Moment's notice
 8. Giant steps
 9. Confirmation
10. In a sentimental mood


Héctor Infanzón - piano
Producido por Héctor Infanzón.


Sobre el disco (de las notas del mismo por Alain Derbez):

Dos épocas pueden distinguirse a primera vista en la ya larga y compleja historia del jazz en México: una, la que apunta a la nostalgia, que algunos músicos recuerdan todavía y que ubican en la era dorada de los cincuenta y principios de los sesenta que hizo que destacaran instrumentistas y arreglistas. Muchos de ellos hoy, bajo el signo de la bohemia, todavía interpretan jazz -aquel jazz- en los lugares que le dan acceso. La otra, posterior, la podríamos calificar con la palabra reflexiva aunque no desecha, tampoco, las virtudes de la vida bohemia. Años esos, los ochenta, que sirven para retomar enseñanzas y, sobre todo, para aprender oyendo, tocando y estudiando y volviendo a tocar; años de taller con una actitud abierta pero siempre crítica a todas las posibilidades musicales.

Ubicado destacadamente en estos años está Héctor Infanzón, un acertado ejemplo de este jazz que busca equilibrar las grandes posibilidades técnicas con la expresividad creativa, siempre bajo un sello propio.

Infanzón abreva en la música académica y estudia y practica y estudia, hasta que, por las noches, se va a tocar música afroantillana. Al regresar -estamos hablando de sus inicios- vuelve a estudiar sus Bach y Mozart y Debussy y, luego casi amaneciendo, atiende sus propias composiciones insertas en el jazz y escucha a gente que puede ir desde Oscar Peterson hasta Papo Lucca o Richard Beirach. Su propósito es conocer todos los vocabularios para crear él su propio lenguaje y así decir y hacer sentir. Sin exagerar podríamos afirmar que la historia de Héctor Infanzón es una historia trascendente; una aportación del jazz de México a la historia del jazz universal. Esta es la historia de la búsqueda y los hallazgos, del equilibrio y los hallazgos, del equilibrio entre la obsesiva indagación por lo perfecto y la gozosa interpretación de lo exacto.

Años pasaron y las sugerencias, peticiones, a veces exigencias de jazzeros y jazzófilos, para que Héctor Infanzón sacara una grabación, iban en aumento. El pianista supo darse su tiempo, como en la música que hace; él estaba seguro de que lo importante es entrar en el momento justo. Finalmente, ha llegado el producto de aquel momento... Héctor encendió la máquina aquella mañana, caminó al piano y se puso a tocar, a improvisar, a viajar de una manera personal y placentera para que la grabadora lo capturara todo. Lo que ahí quedó plasmado es ahora este disco, este primer disco solista de Héctor Infanzón. Como en lo mejor de la vida esto que hay aquí es una mezcla de saber, de querer, de placer y es, sobre todo, un extraordinario ejemplo del quehacer del jazz.

2 comentarios:

  1. FLAC: https://thinfi.com/08iu8

    ResponderBorrar
  2. Excelentes estos dos últimos aportes...gracias!...me encanta el jazz y más si es nacional.

    ResponderBorrar

Buscar en este blog (recuerda los acentos, cuando los lleve):